La Fuente Móvil
EL MAQUI

EL MAQUI

El mal se hace todo junto y el bien se administra poco a poco, decía Maquiavelo, el autor de El Príncipe, aquel libro que Carlitos Salinas de Gortari tomó como su biblia de bolsillo, dicen, para gobernar hasta la actualidad, aún en tiempos de la Cuatroté y aunque muchos lo duden y no vean que hasta el perdón de Lópitosh recibió. De Claudia, veremos en qué momento se revela el nexo. Maquiavelo viene al caso por el tema de las carreteras federales que no sólo en Chihuahua se han convertido en un riesgo mortal, sino en todo el país. Ahí Lópitosh entendió mal, no administra el bien poco a poco, si no el mal. Dejó de darles mantenimiento a las rutas federales que a diario cobran vidas. En Chihuahua se advertía desde el año pasado desde la tribuna estatal, pero políticos como la diputada Lilia Aguilar y El Loerilla prefirieron politizar el tema que atenderlo y su respuesta fue al más puro estilo chairo cuando se acusa a Morena de corrupción. El PRI robaba más; las carreteras federales están peor. Esto lo afirmó Lilia apenas la semana pasada cuando vino a presumir el avance petista en la elección del 2 de junio, cuando las rúas de su distrito, son las peores de la entidad. Para comprobarlo solo hay que recorrer a vuelta de rueda la carretera federal 2, los tramos de Juárez a Palomas y de Palomas a Janos. También de Ahumada a la frontera, todo en el distrito federal 03. La bronca es de mayor magnitud. Lo mismo se quejan en Sonora que en Coahuila y Tamaulipas. Este último estado ya es atendido por el Ejército, pero los demás están a la buena de Dios y al paso que va, seguirán así hasta quién sabe cuando. Para colmo de males, en febrero El Universal puso el dedo en la llaga al revelar la política de Lópitosh en el tema carretero. Resulta que por órdenes de la Secretaría de Hacienda, el programa de mantenimiento y conservación de las carreteras federales se canceló para este año 2024. Eso significa que la red carretera de 42 mil kilómetros de vías libres de peaje en toda la República se quedará todo este año, el último del sexenio, sin las obras de de señalización, reencarpetado, bacheo, barreras de protección, deshierbe, limpieza de cunetas y alcantarillado, barreras de protección y revisión de puentes, entre otras acciones de mantenimiento.  Ya no habrá recursos porque Hacienda decidió “reservar por causas de fuerza mayor” los 11 mil millones de pesos que el Congreso de la Unión autorizó para ese fin y que ahora serán reasignados a otros gastos y rubros del gobierno federal, sin que se informe del nuevo destino de esos recursos públicos. El resultado es evidente al transitar por las carreteras, a menos que se use avión o helicóptero.  De acuerdo con información de la propia SICT y de las empresas afectadas por la cancelación de los contratos de mantenimiento, la situación actual de la red de carreteras federales en sus 42 mil kilómetros de extensión “se encuentra en un estado que va de malo a muy malo”, debido a los constantes recortes presupuestales que han ocurrido en el actual sexenio de López Obrador. El presupuesto que se asignó en el 2023 al PNCC fue catalogado como el más bajo del que se tiene registro desde el año 1996. A eso se suma la cancelación total del programa de mantenimiento 2024. Las carreteras en México cuentan con una longitud cercana a los 175 mil 526 kilómetros de carreteras pavimentadas, de los cuales, en parte, 102 mil 715 kilómetros son de carreteras estatales y 50 mil 743 kilómetros de carreteras federales, de acuerdo con datos del Gobierno de México. Según el diario Milenio, “al evaluar la red federal de cuota se observó que, en 2012, sólo dos estados presentaron una condición física deficiente de sus conectividades, siendo el caso de Tamaulipas (339.1 puntos) y Sonora (318.3) mientras que 23 entidades contaron con tramos en situación aceptable y solo cinco con infraestructura en buenas condiciones (Durango, Puebla, San Luis Potosí, Hidalgo y Quintana Roo); en dos no se reportó la calificación”. Sin embargo, en 2019 se presentaron ciertas mejoras en la calidad de las carreteras de cuota a nivel nacional, ya que incrementó de cinco a ocho los estados de la República Mexicana con carreteras en buenas condiciones. No obstante, en ese mismo año nuevamente se detectó una entidad federativa con una red deficiente: Tamaulipas que el Ejército atenderá, según los anuncios oficiales  En relación a la red de carreteras libres de cuota, en 2020 se detectaron seis estados que contaban con caminos en buenas condiciones. Por otro lado, la mayoría de las entidades (18) se hallaron con una calidad aceptable y en siete se encontraron deficientes, donde, de nueva cuenta, Tamaulipas entró con 66.5 puntos de 100. Chihuahua al paso que va el deterioro, pronto estará con carreteras similares a las de Tamaulipas y Sonora, por sus malas condiciones. El reclamo en todo el país es el mismo. Se tiene que invertir para mejorar la infraestructura de las carreteras en México, ya que esto afecta a quienes transitan por ellas, ocasionando no solo accidentes de tránsito, sino también daños a los vehículos, a las mercancías y a las personas. Lópitosh ya se va, pero las carreteras federales que él mismo recorrió y constató sus malas condiciones, seguirán. En las rías no administró el bien poco a poco, si no el mal de golpe, y en 6 años.

Mi Pódium

Por Osbaldo Salvador Ang

Lo más visto
nota por nota